NOSTALGIA SOBRE ZIHUATANEJO




Durante los años sesenta, Zihuatanejo, en el Edo. De Guerrero, se encontraba virgen y sin tanta infraestructura turística como hoy en día, lo cual lo hacía un increíble paraíso, mismo que disfrutó toda mi familia y un un gran grupo de amigos, todos ellos relacionados con el mundo editorial de las Historietas. La gran aventura duró desde 1960 hasta principios de los ochenta, cuando la invasión de los hoteles ya era muy grande.



Esta etapa fue muy importante para mi, ya que aprendí las maravillas de la naturaleza tanto de la selva como del mar; para esto fue vital una persona muy querida por mi familia, un verdadero Cocodrilo Dundee Mexicano, Oliverio Maciel Díaz (q.e.p.d.)...



...quien de ser un gran amigo pasó a ser parte de la familia. Tuvimos aventuras increíbles en el mar de Zihuatanejo a bordo de los botes La Gata y La Hermelinda, viviendo entre delfines y tiburones, pescando la comida diaria: meros, medregales, pargos, huachinangos, langostas, etc. –sólo la necesaria— para la familia, y experimentando situaciones que si se las platicáramos no las creerían. De hecho como en esa época no había hoteles ni restaurantes, mi padre, Giorgio Torelli y todo el grupo de adultos, comandados por Oliverio, buceaban y pescaban con arpón lo necesario para sobrevivir los meses que pasábamos ahí, yo tenía permiso de la escuela y por lo mismo, algunas veces me la pasaba allá largas temporadas o en las vacaciones.




También por Oliverio, tuvimos la oportunidad de subir y conocer el barco Calipso, propiedad del legendario Jacques Ives Cousteau.



Era tan padre todo y me la pasaba jugando con los hijos de Oliverio, en especial con Tere y Sabino...



...que se volvieron como mis hermanos, con ellos pescaba pulpo, y peces pequeños como palometas, todo el día me la pasaba nadando con ellos en la salida de la bahía hacia mar abierto, utilizabamos una canoa y con ella llegábamos a la cueva de los tiburones gata, por debajo del faro del lugar, ahí las acariciabamos...


...ahorita me pongo a pensar y valoro mucho el que mis padres me dejaran hacer todo eso y a esa edad, la verdad estuvimos en situaciones riesgosas, pero lo tomabamos como ayuda a los grandes para comer; Por otro lado antes había mucho coral negro a muy baja profundidad y sacabamos una buena cantidad que vendíamos a los pocos gringos y europeos que comenzaban a llegar a Zihua, el tipo de turistas que llegaban con Oliverio eran del tipo hippies y aventureros, con el tiempo aprendí mucho y Oliverio me tenía confianza para servir de guía a algunos turistas que deseaban bucear por los alrededores.


Fuimos tantas veces que la familia de OLI, nos construyó unas cabañas para cada vez que visitabamos las Gatas, antes sólo acampábamos, pero poco a poco fueron construyendo palapitas en las que nos quedábamos, Doña Licha, esposa de Oliverio, conocía mi fanatismo por todos los pescados y mariscos, que siempre me daba tremendos platos de almejas, ostiones, langostas y...¡AAAAYYYYYY! ¡¡CÓMO EXTRAÑO ESO!!!!!!! la verdad, nos la pasabamos en el paraíso, hoy en día ya es muy difícil tener experiencias así, me refiero a experimentar lo rústico en donde ya no eres un turista más sino parte de una comunidad.



El jefe de mi padre y dueño de Editormex, Giorgio Torelli, le compró y regaló a Oliverio compresoras, tanques y todo lo necesario para poner un negocio de buceo...



...de ahí en adelante Oli ya no sólo vivió de la pesca, sino de su escuela de Buceo y se volvió tan famoso que muchas personalidades tanto nacionales como internacionales visitaban a Oliverio, volviéndose este, un patrimonio turístico del lugar, por lo mismo también fue requerido por Ramón Bravo para sus documentales y por cineastas para que Oli capturara los Tiburones para las películas como Tintorera, las de Chanoc. Además nuestro viejo amigo salió en una película de Rafaela de Laurentis llamada en México el "Asesino de los Mares", donde él era un pescador que se vuelve Tiburón, ahí en la película se ve como con dos brazadas, Oli llegaba en un dos por tres al fondo a una profundidad de 43 metros, era un pez, las corrientes no lo movían, nos sorprendía a todos como se movía debajo del agua y como aguantaba la respiración por mucho tiempo, además tenía un sentido para captar a los peces antes de que se dieran a notar, las aguas de Zihua son un poco turbias y al bucear desarrollas una especie de sentido arácnido, que como les comentaba, suena a fantasía, pero gracias al "Gran Espíritu" lo viví y lo agradezco.


Fue tanta la pasión por el buceo que, Giorgio Torelli, (q.e.p.d.) exdueño de Editormex Mexicana, --editorial donde se realizaban las Aventuras de Capulina y de Hermelinda Linda--, que formó Escualo, única fábrica de aletas y visores de aquellos tiempos.



Pasé una infancia feliz por allá, extraño esa vida y deseo que los ¡Ka-Boones! experimenten algo así, ya que te da una perspectiva de la vida muy diferente. No he vuelto por allá desde 1982 quizá como un rechazo a todo el cambio que ha habido, casi todo lo salvaje y natural ha desaparecido para satisfacer los deseos de los turistas que gozan de la "Disco" y de los "Antros", de asolearse en las albercas con su vodka en la mano o para que se hagan programas de TV como "WILD ON"... nada es permanente, sólo el cambio es permanente...lo importante para mi es que lo viví y recurriré a los recuerdos, para oler el mar, sentir la arena, los insectos y la brisa. Creo que no tengo más remedio que quitarme mis prejuicios y visitaré de nuevo Zihua, para cuando menos ver con mi imaginación y nostalgia en las edificaciones de hoy, las palmeras y selvas que antes ahí existían.


Pintura de Oliverio por Beto Barbosa.



9 comentarios:

Anónimo dijo...

la imagen de oliverio no es de mi autoria, solo la publique, espero tener la oportunidad de entrar nuevamente y escribir el nombre del autor.

Beto Barbosa
www.betobarbosa.net

BmK dijo...

A veces cuando leo este tipo de relatos me parece que se ha perdido tanto en Zihuatanejo.

Pero aun tiene algo de eso que a muchos les he oido y leido decir sobre este pequeñopuerto del Pacifico.

Me ha gustado mucho tu texto.

Saludos

tato dijo...

HOLA OSCAR ESTA PADRISIMO TU BLOG SOY TATO HIJO DE SABINO MI PAPA SIEMPRE PLATICA ALGO DE TI FUE PADRE ESA EPOCA TIENES TU CASA CUANDO GUSTES TUS AMIGOS DE ZIHUATANEJO Y PLAYA LAS GATAS DEJASTE UNA GRAN ILUSTRACION EN LOS CORAZONES DE TODOS.

Oscar González Loyo dijo...

Tato...¡muchísimas gracias, no sabes como los extraño!!!! me gustaría volver a ver a todos por allá, y que conozcan a los miembros del Estudio.

Muy pronto los visitaremos...salúdame a la family y dile a Tu papá y tíos que siempre están en mi corazón y en el de mis padres, también muchos amigos que estuvieron en esa época siempre los recuerdan.


¡Saludotes!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

Hola, yo soy hijo de Enrique Rodriquez Krebs. Y no se si no los conosio, pero creeo q todos los Rodriguez Krebs, son dignos de mencionar, ya que son tambien una de las familias mas antiguas de Zihuatanejo, residiendo ahi desde el 63.
En fin, yo ya nunca conoci ese paraiso puro, pero lo que me toco vivir antes de estos ultimos 10 años fue hermoso.
hasta luego.

ADA dijo...

El dia de hoy lei esta historia tan preciosa de lo que fue zihuatanejo, y me recuerda tanto cuando nos bañavamos en la playa principal de tanta sardina que habia que hasta en los shorts se metian y las olas las llegaban a sacar , asi tambien como cuando ivamos por el pescado " ojoton " y gancharlos con la " araña " varios anzuelos amarrados que habia ocasiones que se venian hasta 2 o 3 pescados , y cuando el " barrilete " pescado lo regalaban y bueno hasta el " ojoton " como era precioso zihua donde nos conociamos la mayoria de las familias.Felicidades por compartir esas historias del pueblo escondido en un punto del pacifico dorado mexicano.

Somos X o Y dijo...

Saludos soy un joven al que le interesa mucho el zihuatanejo antiguo, el escenario fantastico y precisamente hoy estaba recopilando informacion de Oliverio Maciel el Dios Neptuno para publicarlo en mi portal, también creo que deberíamos recolectar llaves y apoyo para que se le cree una estatua como es debido como se lo merece una personalidad de ese tipo, felicidades por la anécdota a los visitantes de ahora nos hace envidiar a los que le toco vivir esa experiencia mágica conocer ese zihuatanejo. me gustaría tener un intercambio de correo con usted www.yosoyixtapazihuatanejo.com

Karla Pérez dijo...

Hola Oscar, mi nombre es Karla Pérez, actualmente vivo en Zihuatanejo y para el colegio estamos realizando un proyecto de investigación sobre personajes emblemáticos de esta comunidad, Oliverio es una de las personas sobre las que vamos a hablar, me gustaria poder contactarme contigo para poder intercambiar información.

Por cierto me encantaron tus anecdotas... Gracias y espero tu respuesta

Oscar González Loyo dijo...

Saludos Karla, escríbeme a oscargloyo@ka-boom.com.mx para darte mis teléfonos, estoy para servirte.