EJERCICIO COMIQUERO

Viajando por internet y leyendo el blog de Patricio Betteo http://betteo.blogspot.com/, al cual admiro ya que su trabajo es genial, ví en uno de sus comentarios 8 en 8 por 10, que un grupo de colegas se reunió y cada uno hizo 8 páginas de cómic, una por hora, o sea 8 páginas cada quién e improvisando el guión... y creo que no es la primera vez que lo hacen.
Este tipo de ejercicios son excelentes para templar tu disciplina, nosotros los hacemos constantemente desde hace mucho tiempo y les aconsejamos a nuestros estudiantes trabajar bajo ese tipo de presión y circunstancias, pero meditando este acontecimiento artístico y bohemio, con cámara de video y todo, muchos en el pasado lo hemos realizado y no sólo por un día, sino por años.

Por ejemplo, mucha gente de la vieja guardia como Ramón Valdiosera, Antonio Gutiérrez, Angel Mora y muchos más, realizaban cartones como tortillas, antes cuando ellos empezaron el cómic no era ni semanal, ni quincenal, ni mensual...¡era diario! y comenzaron con esta práctica desde entonces y no una vez, sino el tiempo que duró la publicación donde trabajaban. Por su parte yo conviví con mucha gente de la vieja guardia y los verdaderamente profesionales maquilaban cartones al por mayor.

En mi propia experiencia con Karmatrón, yo tenía por fuerza, no por bohemia, sino por tiempos de entrega, ya que si no entregaba a tiempo cada semana, se paraba la imprenta y afectaba a los eslabones editoriales que seguían después de terminar mi trabajo, yo tenía que realizar 8 cartones diarios, doble carta trazados y entintados y sólo disponía de 4 días para realizar 32 páginas ya que después entraba la etapa de color y de corrección de estilo, el cómic era semanal y yo sólo lo realizaba sin ayudantes, mi tía y mi madre ocupaban los tres días siguientes para meter el color.
Contando Parchís que duré realizándolo 3 años, los 6 años que duró Karmatrón semanalmente, tuve que trabajar de a 8 páginas doble carta por día sin fallar ( 9 años seguidos), es más...tenía un reloj de arena de exactamente una hora para presionarme, también lo hacía midiendo la hora que duraba un determinado programa de TV, tenía que terminar mi cartón antes que acabara el programa.
Sólo descansé con las repeticiones que publicaba por motivos de enfermedad y por una operación que tuve de la apéndice. Por otro lado y aunque esto ya lo he mencionado antes, con respecto a la improvisación, los 6 años que duró Karmatrón en el mercado tradicional, todo fue de manera improvisada ya que cuando comenzaba un nuevo número no tenía un guión que seguir, todo lo inventaba en el momento que dibujaba y dejaba que los personajes me llevaran de acuerdo a sus psicologías, defectos y virtudes, y eso de juntarse artistas para terminar tantos cartones en determinado tiempo, también lo practicamos en algunos números de Karmatrón, donde Nicanor Peña, Carlos Trón y Paco Baca, dibujamos algunos episodios improvisando y dibujando para cumplir con la cuota semanal.

En el caso de Horacio Sandoval cuando trabajaba en Ejea haciendo Sensacionales, muchas veces se aventó con trazo y tinta 76 cartones de los chicos por día, por supuesto que ya le daban el guión, con los cartones de Blue Demon Jr. de hoy en día realiza 5 páginas trazo y tinta, él solo. En fin, lo que trato de explicar es que esto, para los que nos dedicamos profesionalmente a hacerle al cuento, no es algo raro y extraordinario, pues es parte de la chamba, algunos lo hacen para experimentar y otros para sobrevivir.

4 comentarios:

FABCOB dijo...

orales, que interesante, ojala se pudiera regresar a esa epocas, pero bueno la historia del carton meicano no se se llegue a resucitar como antes, ojala.

Saludos master kaboom.

juan fleites dijo...

Sinceramente sí es verdad, lo ví del señor Alberto Maldonado, pensar y dibujar al mismo tiempo, 6 ó 10 cartones diarios,pero siendo sincero también,sus comentarios lo pueden tomar a mal, como usted dice, son otros tiempos.
no a todos les dan un chnace de probar su trabajo contra un trabajo, y pagado, a ver si algún día me toca a mí la oportunidad, le sigo intentando, el mundo de la animación es fabuloso, pero añoro las secuencias, y todo ese rollo, y como dato le digo que en animación el ideal es un dibujo (ya sea trazo, tinta, color) es en menos de 1 minuto, tuve unos ejercicios donde me decían que dibujar en menos de 3 segundos, muy bueno, ahora casi no lo practico por falta de tiempo (hay varias cositas que pagan bien y se roban ese tiempo)

Oscar González Loyo dijo...

Gracias Fabcob!!!!!


Estimado Juan...siempre se tomarán a mal muchos de mis comentarios, y no trato con esto de minimizar esta práctica de los colegas, al contrario,pienso que se debe seguir haciendo y no perderla, sin embargo es justo mencionar lo que es verdad ya que mucha de la nueva generación se va con la finta y vuelta a lo mismo, no se le da importancia a la historia gráfica y a la consciencia histórica, este blog lo abrí para precisamente comentar a la nueva generación lo que alguna vez fue, lo que puede seguir siendo y lo que ya se perdió,eso de otros tiempos es relativo, ya que aún hoy en día en muchos otros estudios o grupos y en ¡Ka-Boom! trabajamos a ese ritmo en muchos de nuestros trabajos de maquila. Así es, también tengo experiencia en animación.

La rapidéz en el artista de cualquier tiempo radica en su disciplina de trabajo y sí he comprobado que muchos artistas de la nueva generación, no aguantan la presión del deadline.

Con este comentario sólo intento decir que no hay nada nuevo bajo el sol y por lo mismo invito a las nuevas generaciones que cuando menos utilicen el pasado para comprender su presente.

juan fleites dijo...

Quizá el punto es el show que se sintió con las cámaras filmando para la posteridad, pero debieron tener sus razones (no creo que para farolear en alguna convención o foro), quizá para tutorial, pero tendria que haber narrador, en fin, ya encarrerado el ratón, podría haber chance de que revise mi portafolio de historieta?, (nunca está de más otra opinión) cuando puede obvio está, saludos