POR UN DÍA Y POR TODA UNA ETERNIDAD

Existe una fuerza que engancha cada eslabón en la cadena de la escencia original manteniendo la fuerza de la vida, la cual gira de forma infinita. Esa fuerza se llama karma, la ley de causa y efecto, es decir, la consecuencia de los actos físicos, verbales y mentales. Cualquier acción por muy sutil que sea, producirá una maduración futura hasta llegar al fruto creado por una intención ya sea positiva o negativa. Así, una acción negativa inducirá un retorno de la misma naturaleza en esta vida o en un renacimiento futuro, lo mismo sucede con una acción contraria, es decir, con una acción positiva, ambas realizadas voluntariamente o a nivel inconsciente.
"Recogemos lo que sembramos", es por esto que tus pasos deben ser extremadamente seguros, firmes y cuidadosos para que tus huellas estén bien simentadas y despidan silencio a tu alrededor. Nadie escapa a las consecuencias de los actos pasados, presentes y futuros. Si un hombre actúa, piensa o habla con inconsciencia, el dolor lo perseguirá, igual que un vagón de un tren, sigue sin protestar a la máquina que lo guía hasta su destino. Sin embargo debes saber que no todo es el resultado de un karma pasado, como muchos irresponsables creen y tratan de explicar, pues ignoran el hecho de que también entran en juego fuerzas no kármicas, debido a que nuestros cuerpos físicos al ser unidades orgánicas de carbón están sujetos a crecimiento y decadencia sin que importe el comportamiento. El karma tiene que ver únicamente con actos evolutivos de consciencia profunda, de la cual depende el sentido de la vida del individuo y de todo lo que lo rodea. Los que si deben considerar el karma son los asesinos, corruptos, microbuceros inconscientes, estafadores, cazadores, narcos, padres golpeadores, y todo lo que suene a sangre, pues el boomerang de la acción regresará a la millonésima potencia, y aunque escapen a la justicia terricola de tercera dimensión, jamás podrán burlar la justicia karmica, llegará y pegará donde más duele y utilizará traumas, sentimientos, sueños, aspiraciones de esos seres negros para pagar deudas, no importando que sea en esta vida... o más allá. Muchos se reirán de esto, pero el hecho de ser seres poco evolucionados, ya es en sí, una carga muy pesada y aún en soledad lo saben. Y se preguntarán qué tiene que ver esto con el medio ambiente...todo... porque al hablar microcósmicamente de las acciones negativas y como todos somos una unidad con nuestro planeta y con el universo, lo mismo está pasando a nuestra madre Tierra, nuestras acciones están generando destrucción a mediano y a largo plazo...el karma de nuestras acciones hacia la Tierra ya se están dando a notar y aún es tiempo de revertir la destrucción, con un sólo día de consciencia de toda la humanidad, podría marcar la diferencia...sé que esto quizá no es posible por nuestros egos y tradiciones conceptuales, pero también es cierto que cuando menos para algunos, si es importante y trataremos de hacer las cosa lo mejor posible, no un día, sino cada día que nos quede de vida, no importa que los demás no lo realicen...me importa que los que estemos en sintonía pongamos nuestro granito de arena, ya que el universo sabrá que aunque la batalla fue perdida...tratamos de ser conscientes y de ayudar, ya que esto viene de un toma de consciencia, con la cual mucha gente que piensa igual vibrará en una misma canción por la Tierra, por la naturaleza , la cual es nosotros mismos...una Unidad.

3 comentarios:

Salvador Cabada dijo...

Hola Oscar:

Gracias por dejar tu comentario en mi blog, ya se que fue hace algunos meses pero solo ahora me doy tiempo de contestar.

Actualmente estoy viviendo en Leon Gto., ya llevo aqui tres años. Creo que la ultima vez que hablamos estaba aun en Hermosillo.

Voy seguido al DF asi que tal vez un dia de esto les caiga por ahi para por fin re-conocernos en persona.

Saludos

Chalpa

Oscar González Loyo dijo...

Saludotes mi buen Chalpa!!!

STARK RUMBO A HYPERION dijo...

DARMA: ENERGIA POSITIVA, KARMA= ENERGIA NEGATIVA, por eso solo se asocia al karma con eso de: "Responder a las acciones"