MEMORIA HISTÓRICA K!/ PARTE 1

No, no son integrantes de un grupo musical cumbiero, son Alfonso Samaniego, Alfonso Sanchez y Raúl Hernández Morales.


Aunque la historia de nuestra familia carnal y de amigos se remonta desde los años sesenta, quisera tocar algunos puntos claves de lo vivido a partir de finales de los años setenta, en la época en la que estudiaba en San Carlos, la Escuela Nacional de Artes Plásticas (ENAP), cuando estudiábamos en la calle de Moneda, en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Después de Bachilleres entré a San Carlos y ahí conocí a 4 amigos con los cuales comenzamos a soñar juntos para la realización de varios proyectos de vida, muchos de los cuales concretamos y otros se esfumaron como muchas cosas en la vida. Alfonso Samaniego Diéguez (q.e.p.d.), Alfonso Sánchez Jiménez, Raúl Hernández Morales y Nicanor Peña Cabrera, se puede decir que fueron los primeros ¡Ka-Boones! aunque en aquellos ayeres no usabamos ningún mote ni ningún grito de batalla institucional.


Fotografía de Jorge Almanza

Estuvimos en San Carlos de 1977 hasta 1980 cuando la ENAP se pasó a Xochimilco, en el inter, estos buenos amigos y su servidor, convivimos mucho tanto en viajes, como en la realización de trabajos de la carrera y para trabajos ya profesionales, desde los comienzos se integraron conmigo a nivel editorial pues yo ya hacía historieta y trabajaba en editoriales de manera profesional, así que los llevé al mundo de las historietas y juntos decidimos dejar la Universidad ya que "en esos tiempos", los maestros que te daban clases de dibujo, no podían ellos mismos resolver problemas precisamente de dibujo de cómic y además lo despreciaban, por lo que sentimos que perdíamos más el tiempo haciendo diseñitos para sacar buenas notas, que si ya nos enfrentábamos a la vida real tomando consejos de los profesionales, poco a poco en nuestra época de editorial Ejea (en sus comienzos), hicieron sus primeros pininos con los cómics de Parchís y Timbiriche (Alfonso Samaniego Diéguez-Guión), Katy la Oruga (Alfonso Sánchez Jiménez-Dibujo) y Timbiriche (Nicanor Peña Cabrera-Dibujo).


Nicanor Peña en el 2002, acompañándonos en una Feria Metropolitana del Libro.


Alfonso Samaniego y Raúl en realidad estaban negados para la dibujada, y mientras que Alfonso Samaniego se dejó guiar y aceptó la sugerencia de mi padre de cambiar de giro a escritor, de ahí para el futuro se volvió excelente argumentista de cómics y de otros medios, todo lo contrario a Raúl quién se desesperó tanto que se separó del grupo y se dedicó a otra cosa, ya no supimos nada de él ni qué fue de su vida y es ahí donde nosotros siempre criticamos al sistema de las escuelas de diseño.


Raúl, Alfonso Sánchez, mi padre, mi madre y Alfonso Samaniego en uno de nuestros viajes de aventura al Sureste (1978).


Mucha gente se mete a este tipo de carreras para dizque aprender a dibujar o a animar, pero después se dan cuenta que les faltaba lo más importante de todo, "el Don" ( que se pule diariamente) y la vocación (que te da fortaleza y evita la desesperación), cualidades que nuestro buen amigo Raúl no tenía desde que se metió a estudiar a San Carlos. Lo triste de todo esto es que a las autoridades de las carreras no les interesa si los alumnos tienen aptitudes o no, agarran parejo cumpliendo con su programa y como no ven lo que pasa después con las vidas de los aspirantes, siguen aceptando a más y más gente sin orientación vocacional, que perderán su tiempo tratando de aprender lo que nunca podrán ejercer por falta del "Don", palabrita dominguera que molesta a muchos académicos.


Raúl, Alfonso Sánchez, Alfonso Samaniego y su servidor (1979).


Por otro lado, Nicanor siempre tuvo la inquietud de seguir con sus estudios y se metió a la IBERO, nuestras constantes discusiones ( ojo: discusiones sin pelea) sobre el punto, se enfocaban a los que hablan sobre los beneficios de una carrera para los que desean ser artistas del cómic, Nicanor pensaba o piensa que sí funciona el sistema y que te da un soporte importante para tu desarrollo, lo cual de cierta manera estoy de acuerdo, pero en mi opinión, siempre y cuando tengas "El Don", y aquí me estoy refiriendo a los que deseaban dedicarse a Historietistas, que se muevan en el Arte Secuencial, oficio con medios muy difrentes a los de los Diseñadores Gráficos.


Raúl y Alfonso Samaniego, compartiendo nuestra afición por el buceo y el campismo en Xel.Ha cuando el lugar todavía no era tan conocido.

Hay quienes ya desde el nacimiento poseen esas cualidades, la escuela en realidad no se las da, les ofrece algunos puntos importantes pero también te atrofia otros, lo cual en nuestro medio es muy peligroso, los genios quizá puedan darse el lujo de perder cuatro o cinco años de su vida aprendiendo académicamente y después dedicarse a los cómics, pero repito, muchos ya sabían dibujar.


Nuestro Campamento en Palenque, con el "Enterprise" de los González, que a penas tenía dos años de vida...ja ja.


Otros preferimos no perder el tiempo académicamente siguiendo consejos de quienes despreciaban y no se dedicaban al cómic, pero sí nos gustaba y gusta aprender con los que ya están viviendo de lo que nos apasiona, en nuestro caso, hacer cómics. La vida real siempre te enseña trucos y tips que desconocen muchos profesores de Universidad.


El gran Alberto Maldonado, excelente maestro yucateco quién se fue con nosotros a una Comic Con de San Diego.


Muchos de nuestros críticos sobre nuestra indiferencia a las Universidades, en cuanto al cómic repito y que quede claro, no están comprometidos al 100%, minimizan su propia profesión, en vez de artistas se autonombran moneros y a las historieta o cómics le llaman cuentitos, mismos que no son lo más importante para ellos a pesar de dedicarse a dibujar cómics. Su pensamiento es que el trabajo es una cosa y la vida personal y aspiraciones otras, para nosotros, el trabajo, la familia, los viajes, ir al baño, la diversión, todo se mueve en un mismo plano en una misma vida y todo esto interactua al mismo tiempo, no puedes separar algo que está unido y cuando lo haces te vuelves individualista, elitista y hasta discriminativo, disfrazado con aires de madurez, honestidad y seguridad.



La historieta se basa no sólo en hacer monitos bonitos, requiere algo muy importante, disciplina, rapidez, continuidad, capacidad de enfrentarte y cumplir un deadline constante ya sea mensual, quinsenal o semanal para motivar a tus fan y lectores ya que muchos de ellos esperarán con ansias el siguiente número, pero existe un reto mayor aún, más grave y hasta legal en caso de no satisfacer estos elementos, cuando te comprometes a un cómic comercial y autoral, las imprentas no te esperan, ni los procesos editoriales pues el no terminar a tiempo tu chamba puedes hacer perder a otros, millones de pesos y paro de máquinas, esto es lo que no se entiende ya que todo se cataloga entre autor y fans y se olvidan de toda la infraestructura que también es muy importante.




Los Alfonsos y Nicanor, después de 10 años de convivencia familiar, pues literalmente vivían en mi casa, sin enojos y sin peleas, tomamos nuestros diferentes caminos y aunque hubo destellos de reuniones a principios de los noventa, dejamos de frecuentarnos, Alfonso Samaniego se dedicó a escribir Teatro y Televisión y se volvió famosón, después supe por otro amigo de la ENAP que había fallecido, Alfonso Sánchez con quien fui a la casa de Sergio Aragonés en 1987 y a la Comic Con de San Diego por primera vez invitados por Sergio, se dedicó a hacer libros de texto para Limusa y Fernández Editores, dibujó la historieta de la "Chimoltrufia" y trató de hacer sus pininos en EUA, de vez en cuando lo ví en la Comic Con en su mesa en el pasillo de los artistas, creo que se fue a vivir a Tijuana y Nicanor Peña después de que hiciera "Destruktor" con nosotros, se dedicó a dibujar sexasionales, a la Gnosis, a seguir estudiando, a ilustrar revistas y a realizar algo para publicidad, la última vez que lo ví fue cuando hicimos los cómics del expresidente Fox, ya que nos encargaron un tercer cómic pero le pasamos la chamba al buen Nicanor, de ahí ya no he sabido nada de él.


En la foto de arriba mi padre, su servidor, Sergio Aragonés y Alfonso Sánchez en Ojai California en la casa de Sergio Aragonés cuando Sergio nos habló de la Comic Con de San Diego y nos invitó en 1987.


7 comentarios:

Skywakko dijo...

Comparto tu opinión en cuanto a que las universidades no toman a este medio en cuenta (en mi carrera, Historieta es sólo una materia optativa, y he de decir que quien la imparte no tiene siquiera conocimiento amplio del tema), sin embargo, sí considero que es indispensable tener estudios, ya que es una manera excelente de complementar y tener bases para realizar cualquiera de estas actividades.

Enhorabuena por la nueva gira, y les deseo éxito.

Skywakko dijo...

Me parece gracioso que uno de los mencionados sea homónimo mío, y casi por completo, ya que la única diferencia es que él es Morales, y yo soy Montiel...

Carlos Leal dijo...

Me gustaron tus opiniones sobre la vida y la profesión en general.
Entiendo tu postura frente a las academias y universidades, el chiste es que una buena formación universitaria nos de el cimiento, y estar abiertos a la escuela de la vida. En mi caso personal estudie comunicación, pero el dibujo lo aprendi en libros, talleres, amigos y practica diaria. Todo se complementa.
Saludos de Carlitos Leal

lesuner dijo...

Yo estudie diseno grafico, no para hacer comics aunque siempre me han gustado mucho.
Cuando por fin tuvimos una materia relacionada con el comic.
Oh decepcion, el tipo que nos la dio no sabia nada del tema, no nos dio historia del arte y basicamente hicimos una mini novela grafica.
Los que tratamos de hacer algo mas parecido a un comic fuimos menospreciados. Y es que como ahora cualquiera que ha leido comics desde la era de Image se cree un conocedor pues...

Radamés dijo...

Muy aparte de este tema: ¿tendrás fotos de cuando estuviste hace muchísimos años por mi rancho, osease, Cozumel Island? Veo que en este post tienes una de Xel Ha.
El Abuelo

Oscar González Loyo dijo...

Amigos...aquí es cuestión de cada quién, yo en lo personal que he trabajado profesionalmente, y sobre todo estuve en la universidad, es mi pensar y opinión.


Abuelito...voy a escribir un post de eso y subo las fotos muy pronto.

¡saludotes!!!

Susy Romero dijo...

La Universidad para quien se quiere dedicar a esto, es la misma carrera, y nunca se dejar de aprender, tienes que estar al tanto de todo y actualizarte. Este Don se tiene que estar practicando constantemente para no perder habilidad, y si se empieza en edad temprana, mejor, es como el deportista, aquí la ventaja es que aún en la mayoría de edad se puede seguir en la carrera creando y materializando sueños, a menos que llegue una enfermedad, pero eso ya es otra cosa.